Posteado por: BOX8 | 23 noviembre 2008

QUE SUS FALDAS SON CICLONES: Representación literaria contemporánea del lesbianismo en lengua inglesa

Que sus faldas son ciclones

Que sus faldas son ciclones

 

 

Eds: Rosa G. Rayego y Mª Soledad Sánchez Gómez

ISBN: 978-84-88052-80-3

Editorial: EGALES

Edición: octubre, 2008

Materia: ensayo

 

 

El título del libro surge de un verso de la poeta rusa Marina Tsvietaieva.

 

¿Qué ven ellos? Un abrigo
sobre una grácil figura.
¡Pero nadie se da cuenta
que sus faldas son ciclones!

Esbelto como mis años,
mi paso es joven y firme.
(Pongo toda mi conciencia
en esta forma de andar).

Al irme, ya para siempre,
pensaré: la primavera
recordará la carrera
de mi sombra, la demente.

El aire es halagador
y voy cada vez más presta.
Aunque no hace viento, hay viento
sobre mi frágil cabeza.

Volando puerta tras puerta
el mundo pasa volando.
Conozco muy bien mi cara,
mi rostro que hoy es cruel.

Mi vuelo es cortante
como grito de pájaro nocturno
y siento en este instante
las nubes rozar mi frente.

 

El verso elegido como título es significativo: no sólo alude a una supuesta fragilidad femenina – que no resulta ser tal – sino a la figura de su autora, una poeta represaliada por el stalinismo, de vida precaria y extrema, que saltó de amante en amante, de editor en editor, de exilio en exilio, para volver en el año 39 a una Rusia y a una familia destrozadas por la guerra y ahorcarse dos años después, dicen, con la misma cuerda con la que había atado la maleta que llevaba cuando salió de su país natal. Así pues, Marina Tsvietaieva, como las autoras presentadas en este libro, es una mujer que habita el margen; tanto el margen literario al estar fuera del canon masculino, como el margen político.

Si tenemos en cuenta el agudo comentario de Sarah Hoagland en su famoso libro LESBIAN ETHICS, cuando indica que todo deseo es político y que “nuestro deseo es, en un cierto sentido, un microcosmos del macrocosmos de nuestra opresión”, es ineludible plantearse la afirmación sexual y vital lesbiana como un acto de rebelión política y huida de un sistema heteropatriarcal que intenta uniformizar el deseo (en este caso el de una mujer por otra mujer) y que lo excluye socialmente cuando no lo acepta, agudizando así la alienación de las portadoras de este deseo.

La miradas de las escritoras que presentamos hoy en este libro son marginales, ex-céntricas, periféricas, y su visión aporta una luz nueva y rica sobre la oscuridad de ese supuesto centro del que son rechazadas; centro en el que se inscribe una práctica sexual y una concepción del mundo limitadora y siempre obligatoriamente parcial, incompleta, personificada en esos opresores que rechazan la diferencia al temer tanto la similitud y el descubrir en sí mismos los mismos sufrimientos, los mismos deseos que los de la gente a quienes han herido y excluido. Al mismo tiempo, esta actitud de rebelión desde la periferia, dinamita y dinamiza también las características políticas del propio margen. Como dice Juan Goytisolo, los escritores que se esfuerzan por cantar claro, fuera del coro, son una especie amenazada de extinción, al ser acusados de ensuciar su propio nido cuando en realidad lo que hacen es orearlo.

La existencia en los márgenes es dura, y se nutre de una radical y dolorosa incertidumbre, pero una incertidumbre que, como nos dice el poeta José Angel Valente, “nos hace avanzar a tientas (…) por tanteo y duda, en la bruma del ser. No será la incertidumbre, en ningún caso, una piedra porosa. Me atrevería a definir, en esta perspectiva, la porosidad como la invisibilidad intersticial de la materia, la secreta holgura entre las moléculas de los cuerpos y el espacio interior que niega todo lo excesivamente consolidado o compacto y, ante todo, la homogeneidad impositiva de la certidumbre y el dogma.”

Recoger como homenaje estas miradas que surgen desde este nuevo ángulo de incertidumbre y asertividad ha sido la intención de nuestro libro.

(Marisol Sánchez)


Responses

  1. Un libro necesario y una joya. Gracias.

    Me gusta

  2. Recoger las miradas “ex-céntricas” y “periféricas” para ofrecer otras perspectivas… ¡Qué necesarias son otras perspectivas para ver todos los ángulos de la verdad y de los otros! Enhorabuena por QUE SUS FALDAS SON CICLONES: un libro necesario y una presentación preciosa y acertadísima la de SÁNCHEZ GÓMEZ.

    Me gusta

  3. […] nueva empieza aquí: poesía lesbiana contemporánea en Estados Unidos”, publicado en Que sus faldas son ciclones, Madrid: Egales, […]

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: