Posteado por: BOX8 | 12 enero 2009

LA RABIA DE LOS CONDENADOS por Orhan Pamuk

Orhan Pamuk

Orhan Pamuk

“Es importante recordar que muchos países musulmanes  y del Tercer Mundo usan los sentimientos antiamericanos para tapar sus carencias democráticas y apuntalar dictaduras. Estados Unidos no ayuda lo más mínimo a los países musulmanes que están luchando para establecer democracias seculares cuando se alía con sociedades cerradas como la de Arabia Saudí, que afirma que democracia e islam son conceptos irreconciliables (…) En Estados Unidos hay algunos que apoyan incondicionalmente una actitud ofensiva porque desean demostrar su superioridad militar y quieren dar a los terroristas una “lección” simbólica, y otros que discuten los posibles objetivos de los próximos bombardeos tan alegremente como si estuvieran jugando a un videojuego; pero deberían comprender que las decisiones que se toman en el calor del combate sólo servirán para intensificar la rabia y la humillación que los millones de habitantes de los países musulmanes pobres sienten con respecto a un Occidente que se considera a sí mismo superior. No es el islam lo que provoca que la gente se alíe con el terrorismo ni tampoco la pobreza, es la aplastante humillación que se siente en todo el Tercer Mundo (…)
Un ciudadano normal y corriente de un país pobre, musulmán y no democrático, como cualquier funcionario de un país antiguamente satélite de los soviéticos u otra nación del Tercer Mundo, obligado a hacer piruetas para llegar a fin de mes, será muy consciente de la mínima porción que le corresponde a su país de las riquezas mundiales; también será consciente de que vive en condiciones mucho más difíciles que sus iguales occidentales y de que su vida será mucho más corta. Pero no todo acaba ahí porque en un rincón de su mente existe la sospecha de que los culpables de su miseria son sus padres y sus abuelos. Es una vergüenza que el mundo occidental preste tan poca atención a la abrumadora sensación de humillación que sufre la mayor parte de la población mundial, una humillación que han tratado de superar sin perder la razón o sus formas de vida y sin sucumbir al terrorismo, al ultranacionalismo o al integrismo religioso (…) No basta con que Occidente descubra en qué tienda, en qué cueva o qué remota ciudad se refugia un terrorista fabricando la próxima bomba ni será suficiente que se le bombardee ante la mirada del mundo entero; el verdadero desafío consiste en comprender la vida espiritual de unos pueblos pobres, humillados y denigrados que han sido excluidos del club.”
otros-colores1
(Orhan Pamuk, Otros colores, traducción de Rafael Carpintero)

Cabría plantearse aquí la situación de las mujeres en ese universo de exclusión y humillación. Tradicionalmente olvidadas, desposeídas, sometidas, en muchos casos probablemente por su falta de acceso a la educación, especialmente en las zonas rurales, son ellas las que pueden ahora contarnos a las mujeres occidentales en qué consiste la simultaneidad de opresiones que converge con toda brutalidad en sus propios cuerpos. Esa misma simultaneidad de opresiones sobre las que, con mayor o menor fortuna, teoriza desde hace ya casi dos décadas el feminismo europeo y norteamericano desde los departamentos universitarios.


Responses

  1. […] LA RABIA DE LOS CONDENADOS (Orhan Pamuk) […]

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: