Posteado por: BOX8 | 19 mayo 2009

LA ETICA DEL CUIDADO Y LA INGRATITUD ¿O SOLO UNA TOTAL FALTA DE ESTILO?

ALUCINACIÓN DE UNA MANO, O LA ESPERANZA PÓSTUMA Y ABSURDA EN LA CARIDAD DE LA NOCHE

 

Una mujer se acercó a mí y en sus ojos

vi todos mis amores derruidos

y me asombró que alguien amase aún el cadáver,

alguien como esa mujer cuyo susurro

repetía en la noche el eco de todos mis mayores aplastados

y me asombró que alguien lamiese en las costras todavía

tercamente la sustancia que fue oro,

aquello que el tiempo purificó en nada.

Y la vi como quien ve sin creerla

en el desierto la terrible sospecha del agua,

la amé sin atreverme a creerlo.

Y le ofrecí entonces mi cerebro desnudo,

obsceno como un sapo, obsceno como la vida,

como la paz que para nada sirve

animándola a que día tras día lo tocase

dulcemente con su lengua repitiendo

así una ceremonia cuyo sentido único

es que olvidarlo es sagrado.

(Leopoldo María PANERO; poema recogido del blog Brumalba)

—————————-

DECONSTRUCCIÓN/FANTASEO/PREGUNTAS/REFLEXIONES:

El poema es maravilloso, pero sigue celebrando desde un punto de vista masculino “la ética del cuidado” por parte de la mujer; por eso me pregunto qué sucedió después, si tiene ella algo que decir también.

¿Qué le daba él como pago por esa generosidad germinadora? ¿Sentía incredulidad y agradecimiento genuinos porque una mirada hermosa le hubiera rescatado de su vacío? ¿La iluminó a ella a su vez con más luz o se la quiso simplemente arrebatar para recargar de fe y esperanza su corazón desolado, desatendido durante años? ¿Fue un cobarde,  la manipuló porque la necesitaba para aprender por fin a ser hombre y tan sólo atendió egoistamente su bienestar inmediato? ¿Utilizó su recién adquirida fuerza – la que ella le daba – para sentirse independiente, invulnerable? ¿Se alejó definitivamente de la que le reconocía por miedo a algo que no podría controlar? (¿No es eso cobardía?) ¿Desplegó ante ella sus mapas bucaneros y le hizo creer cosas de sí mismo que necesitaba rescatar y no eran del todo ciertas, ese supuesto “oro”? Y, tras ese “olvido sagrado”, ¿fue agradecido y elegante o se comportó – con los restos de aquella fuerza otorgada – como un hombre corriente, vulgar, mintiéndole con la impunidad de la que goza hasta el hombre más miserable del planeta, buscando una vez más, pero ahora con la fuerza de esa nueva virilidad recién adquirida que ella le había regalado, sólo placeres inmediatos, reprimidos, obscenos, en cuerpos jóvenes en la distancia que nada darían, nada ofrecerían, salvo el morbo inmediato de una instantánea con pose muy estudiada en internet para seguir alimentando sus fantasías onanistas? ¿Se suscribiría a videos estúpidos de jovencitas ligeras de ropa para rellenar su vacío sexual y existencial? (¿No es eso cobardía?) ¿Distinguiría lo real – olvido sagrado – de la ficción virtual? ¿Cómo se sentiría ella al ver la afectuosa mirada que a él le dirigía ignorada y sustituida por algo irreal de tan poco valor, de tal vulgaridad? ¿Sentiría alivio al haberse librado de alguien que se mentía tanto a sí mismo y a los demás?

Algo me dice que cuando esa mujer dejó de cuidarle (aunque él al principio no se dio cuenta y pensó con arrogancia y sin ningún remordimiento que sobreviviría muy bien sin ella),  es cuando enfermó lentamente, de manera definitiva y para siempre en su túnel oscuro sin ventanas. Desnudo ya ante ella, sólo podría leer en sus ojos la decepción a la que poco después seguiría inexorablemente la indiferencia y el olvido. Las costras crecerían afectándole todo el cuerpo y gran parte del alma (¿tendría alma?); y se rendiría por fin, como un adicto a la heroína, demudado y solo, solo, solo, cósmicamente solo y desorientado, a los interminables placeres – mudos y sombríos – de las cloacas de internet, o al rescate inane e inútil de relaciones pasadas sin valor que poco o nada le ofrecieron. Triste final para la vida de alguien que quería a toda costa ser un hombre y confundió su camino. 

P.S. Ella nunca hubiera sido tan extraordinariamente vulgar. Ella seguramente siempre tuvo mucha más luz, mucha más fuerza. Más clase. Las mujeres valientes queremos, necesitamos pensar eso.


Responses

  1. para maravilloso tu comentario, no el poema, del que lo único que me gustó es el reconocimiento de su propio egoismo obsceno

    Me gusta

  2. Realmente, cada vez soporto menos que seamos básicamente enfermeras y/o musas. Pero que las dos cosas aparezcan juntas en un poema me saca de mis casillas. Panero es un gran poeta pero un machista declarado. Bajo la apariencia de valorar a esa mujer yo sólo puedo leer la utilización y el desprecio ante lo que ella pudiera necesitar.

    Me gusta

  3. Marisol, te escribo mientras todavía duermes. Me parece un poema muy bueno el de Panero, y me gusta mucho, pero tu comentario está a esa misma altura. Me gustaría que él te lo leyera y te contestara. Cuando leo lo que has escrito entiendo lo bien que has captado la psicología masculina: la imposibilidad de ser agradecido cuando la vida te ha condicionado, te ha reprimido o cuando simplemente tu manera de ser te lleva por pura inercia hacia algo que es mucho peor que aquello de lo que te alejas. No olvides que la represión sexual pesa mucho en este país, y hay gente más proclive a ella que otros. Hemos hablado mucho en estos días sobre todo esto y te he comentado que la psicología del malcasado, por ejemplo, es siempre predecible; casi siempre predomina el miedo.
    Pero, una vez leido tu comentario, que me abre nuevos caminos de interpretación, aunque veo ya el poema de manera distinta, no por eso me deja de gustar. Quizás es porque soy tio y entiendo bien lo que él dice, aunque sea injusto.
    Yo fui muy afortunado.
    Como ves, leo siempre tu blog y me gusta. A veces me haces reir (lo del bosque de Marugán) y pienso en las cosas que se te pasan por la cabeza.
    Espero a que te despiertes.
    A.

    Me gusta

  4. La belleza nos hace entrar en la falacia del discurso.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: