Posteado por: BOX8 | 13 diciembre 2009

TERRORISMO EMOCIONAL: AMOR Y DEGRADACIÓN DEL OBJETO

Dice la psicoanalista Colette Soler que para algunos hombres la obsesión por una mujer se manifiesta con el mismo tipo de fobia que sentía el protagonista del famoso caso del “Hombre de las Ratas” por estos animales. Efectivamente, no hay en su comportamiento grandes diferencias: rechazo de la alimaña y, si se presta la ocasión, maltrato demoledor. “[…] El amor, y no hablamos de un sentimiento vago sino del amor verdadero, es un forcejeo, inesperado, sensible al reencuentro, a menudo en contradicción con las opciones del sujeto. Además, una mujer puede obsesionar  de una manera devastadora. La expresión francesa dice: él la tiene metida en la piel. Hay que constatar que muy a menudo un hombre tiene una más bien en la cabeza y que no se la puede quitar de la mente. A veces, esto se acompaña de fobia: no puede acercarse a ella, incluso acercarse a todas menos a ella, sin evocar la fórmula todo menos esto, que Lacan aplica a la mujer de Sócrates.”

Y sigue Soler: “[…] dada la implicación de la castración en el amor, a partir de Freud, se comenta con toda razón esta escisión […],  la ambivalencia frente a la mujer amada [por parte de algunos hombres], esta mezcla de idealización, de agresividad malévola, de propensión a atormentar al objeto. En efecto, si amar es confesar su falta y proveer a la amada de lo que ella no tiene, entonces se concibe que el amor pueda provocar, especialmente en el hombre, algo así como una defensa, una suerte de protesta viril contra el amor […] La degradación sirve ahí, puesto

Colette Soler

que degradar el objeto equivale a darle sentido a la castración. Ésta es una estrategia del sujeto macho para hacer oscilar – el término es de Lacan en Subversión del sujeto y dialéctica del deseo – la castración imaginaria, de un término de la pareja al otro.”

Así pues, desde esta óptica, mejor que sea ella la castrada, la que cargue con la falta que generan el amor y el deseo. Para ello, ese Otro que engendra deseo y por consiguiente falta (una falta que no se soporta), debe ser humillado y degradado a la categoría de objeto de goce, muerto, atiborrante y controlable, y, a ser posible, que el objeto sea consciente de este acto para que así todo cobre más sentido para el hombre: asegurarse de la propia omnipotencia huyendo de una idealización excesiva de esa mujer (idealización que con tanta frecuencia termina en un trato abyecto hacia ese Otro que se percibe paranoicamente como persecutorio). Sólo así, con esta pira funeraria – en la que se sacrifica todo, incluso lo que en profundidad da una estimulante alegría, incluso a uno mismo cuando uno se ama tan poco – se prima una supuesta serenidad que sólo es, en realidad, angustia y muerte.

Frente a esto, hay otra concepción del amor en la que, como dice Lacan, dos inconscientes se reconocen inmediatamente:

                                       […] si dos se besan
el mundo cambia, encarnan los deseos,
el pensamiento encarna, brotan las alas
en las espaldas del esclavo, el mundo
es real y tangible, el vino es vino,
el pan vuelve a saber, el agua es agua,
amar es combatir, es abrir puertas,
dejar de ser fantasma con un número
a perpetua cadena condenado
por un amo sin rostro;
el mundo cambia
si dos se miran y se reconocen,
amar es desnudarse de los nombres

(Octavio Paz, “Piedra de sol”)

Lo personal es siempre, absolutamente siempre, político.


Responses

  1. Me encantó el post en general, particularmente hermoso lo de Octavio Paz. Saludos

    Me gusta

  2. Estaría buenísimo un post sobre esta otra concepción sobre el amor que menciona Lacan y que está presente en el poema de Paz. Ya están pedigueños estos lectores! Saludos

    Me gusta

  3. Qué claramente lo explicas.

    Me gusta

  4. hola marisol, llevo casi una hora leyendo tu blog y me ha encantado…tengo ganas de verte y hablar más detenidamente…Enhorabuena, besos, paloma

    Me gusta

  5. la frase “Lo personal es siempre, absolutamente siempre, político.”, es de Octavio Paz? de Colette Soler? , no me queda claro de quién es …

    Me gusta

  6. ¡Hola Ana! Me temo que es simplemente mia. Un aserto-resumen compartido por el feminismo: “Lo personal es político”.

    Me gusta

  7. ah, muchas gracias! Muy bueno, conciso e interesante el artículo, y el remate final con el poema de Paz me encantó … en cuanto a la frase final, me llamó la atención, no sé si logro comprender del todo a qué se refiere específicamente con “lo personal es político” …

    Me gusta

  8. Para el feminismo, todo aquello que está situado en la esfera de lo personal nos afecta como individuos de manera política, tiene consecuencias que van más allá de lo íntimo. Para Sarah Hoagland, por ejemplo, hasta el deseo es algo político: a quién decidimos aceptar cerca (o prestar atención) y por qué se convierte en una elección con consecuencias “políticas”.

    Me gusta

  9. Clarísimo, gracias. Interesante la idea, era más o menos lo que me imaginaba … pero expresado así me queda muchisimo más claro, gracias!

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: