Posteado por: BOX8 | 13 junio 2010

UN POEMA DE YANNIS RITSOS PARA KOSTAS KARYOTAKIS

Yannis Ritsos

POETAS

(Para Kostas Karyotakis)

 

Oh, no cabe ninguna duda de que somos

poetas. Nosotros. Con cabellera ondulada

(viejo emblema de artistas) y majestuosos,

a alinear frases aprendimos. Nos ampara

 

asimismo una sensibilidad histérica

cuando nos amedranta hoja mustia, sin brillo,

nube azul a lo lejos. Decimos: quimérica

es nuestra vida, no tenemos un amigo.

 

Permanecer solitarios siempre, mudos,

pero con altivez nos reservamos dentro

un místico tesoro y cuando en el crepúsculo

la campana resuena brincamos inquietos.

 

Creemos vulgares ignorantes e indignos

a todos los que nos rodean, no merecen

nuestra atención: la nueva página el quejido

de nuestro amor insípido de nuevo obtiene.

 

Rumiamos siempre nuestros viejos sentimientos

repetidos hasta la saciedad. Mostramos

nuestro talento: “piamos como polluelos”

– justificamos nuestro tan bello trabajo-.

 

El mundo entero no es sino nosotros mismos

y una pared empapelamos bajo un manto.

Nuestro dolor contamos del momento altivos

en un (sin disonancias) verso equilibrado.

 

Si también los demás que nos rodean sufren

si los someten, si les quema la injusticia…

¿que semejantes chabacanerías turben

nuestro celeste pensamiento? Oh, tonterias.

 

Yannis Ritsos (Trad. Esteban Ortega Ramos)

 

Kostas Karyotakis


Responses

  1. Parece un poema “resentido” de tan irónico, ¿no?. Me da que los verdaderos poetas no tienen mucho que ver con esta percepción, aunque sean mala gente, que de todo hay. La poesía debe ser verdad, y belleza…; el sufrimiento no le es ajeno, y no se ampara en el miedo, la quimera o la histeria, sino más bien en la lucidez. Claro que hablo de la Poesía de verdad, no de la versificación.
    Isabel

    Me gusta

  2. Ritsos era un poeta comprometido política y humanamente. El poema parece, pues, extraordinariamente irónico. Un beso, Isabel.

    Me gusta

  3. “Amigo, mi corazón ahora como si envejeciese.
    Terminó mi vida de Atenas,
    que por igual pasó dulcemente y con la diversión,
    y con la amargura, alguna vez, del hambre.

    No iré ya al lugar que mi patria
    dio al festejo de mi juventud,
    sino como pasajero, con mi esperanza,
    con el sueño que borré, viajero.

    Peregrino, iré hacia tu casa
    y me dirán que no saben qué fue de ti.
    Junto a otro veré tu Afrodita
    y otros la casa de la Paz tendrán.

    Iré hacia la taberna, para pedir de nuevo
    el vino de Samos que bebíamos.
    Faltarás, su vino será diferente;
    sin embargo yo beberé y me emborracharé.

    Subiré cantando y tambaleándome
    al Zappio donde comenzábamos a andar.
    Alrededor será hermosamente amplio el horizonte
    y será mi canción como un llanto”

    (A un antiguo compañero, Kostas Karyotakis)

    Tenía el corazón roto antes de reventarlo de un disparo. Al parecer escribió una última nota antes de suicidarse: «Cada realidad me es repulsiva. Voy a pagar por cada uno que no podía encontrar ideales en su vida, por los que siempre quedaron reos de sus vacilaciones o consideraron su vida como un juego sin sustancia alguna. Les estoy viendo a ellos viniendo cada vez más a lo largo de los siglos. A ellos me estoy dirigiendo.
    Después de aprobar todos los placeres, estoy listo a morir indignamente. Lo siento solamente por mis desgraciados padres, por mis hermanos. Pero me voy con honor».

    Gracias Soledad, por acercarnos al poeta!

    Me gusta

  4. Qué buenas aportaciones. Gracias

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: