Posteado por: BOX8 | 3 agosto 2011

ASMA/EMMA AL ASSAD o CÓMO DORMIR CON NUESTRO ENEMIGO

La prestigiosa (y vacía) revista VOGUE, describía en un comentado artículo del pasado mes de marzo la carismática figura de Asma al Assad, esposa del presidente sirio Bashar al Assad a la que definía como glamurosa, refrescante, chic y magnética. Por si fuera poco, obviando todo comentario sobre el repugnante régimen político encabezado por su galán esposo, la revista se centraba en detalles tan esenciales para el devenir del universo como su marca favorita de zapatos (Louboutin), que la elegante delgadez de sus brazos y piernas acompañan una mente entrenada y analítica “que se viste con astuta modestia”, y que gobierna su hogar rigiéndose por principios democráticos.

Me pregunto qué es y para qué sirve ese vestirse con calculada modestia, ya que en las imágenes que se nos muestran en dicho artículo nada es modesto sino terriblemente obsceno por la lejanía, indiferencia y dolorosa burla que transmiten ante el sufrimiento de millones de sus conciudadanos. Me pregunto si en estos momentos los padres y madres de la sufrida ciudad de Hama, bombardeada de manera inmisericorde desde el pasado fin de semana y por la que ya campan los carros blindados extendiendo la destrucción y la muerte de todos aquellos y aquellas que se niegan a seguir soportando la brutalidad de ese régimen dictatorial, están jugando con sus hijos, tumbados, como ellos, en las alfombras, de manera relajada y feliz. ¿Está la prole de las familias sirias a salvo tan ricamente en Londres, como los hijos de la feliz pareja formada por el oftalmólogo devenido dictador y la experta en finanzas y licenciada en literatura francesa devenida astutamente primera dama ejemplar? ¿O siguen asfixiándose en un país de 17 millones de habitantes en el que según cita el periodista Alan George, hay un policía secreta trabajando a tiempo completo por cada 153 adultos y donde la tortura a los disidentes es práctica habitual?

Qué hermoso debe ser coincidir en Londres, la hija del cardiólogo y la diplomática sirios y el hijo del dictador. Qué hermoso debe ser llamarse Emma o Asma, demostrando lo importante que resultan ser los nombres para mimetizarse con éxito en la sociedad elegida y ser tanto siria como inglesa, según convenga. Qué hermoso discutir sobre la hechura de los trajes de Savile Row (para él) y el color de los zapatos de Christian Louboutin (para ella) y coincidir en esa tendencia a la exquisitez occidental sólo apta para bolsillos más que pudientes. Qué hermosa capacidad la de olvidar, mientras se prueba en París un Chanel o le hacen la manicura en Londres, que los adolescentes detenidos en su país por orden de su marido y sus cuñados, vuelven a casa días más tarde (si vuelven) sin dientes y con las uñas arrancadas.  Qué hermoso debe de ser compartir el amor al meterse con su esposo en la cama cada noche y ser capaz de ignorar el repugnante y caliente olor a sangre que debe emanar de toda su persona. Quizás, efectivamente, la sabia VOGUE tenía razón: hay que tener una mente perfectamente entrenada para no vomitar.

Como dice Sarah Hoagland en Lesbian Ethics, “Nuestro deseo conecta con nuestra atención y nuestras elecciones: a quién prestamos atención, a quién ignoramos, y por qué y cómo elegimos ignorar o prestar atención […] El deseo implica elección; es un juicio que integra razonamiento, emociones y todas nuestras facultades.” Así pues, si hasta el lecho conyugal es algo político, ¿con quién te juegas tu suerte, Emma/Asma?


Responses

  1. Si es que no hay nada como empeñar tu astuta mente en no saber. Total, a Bashar le pasa como al dinero que Vespasiano recaudaba de los urinarios: non olet.

    Me gusta

  2. Enhorabuena por el artículo. Es para enmarcarlo.
    A veces conviene recordar en que mundo vivimos y si es con buena pluma/espada mucho mejor.

    De 10

    Me gusta

  3. ¡Genial!, bueno, algo lógico viniendo de ti.

    Me gusta

  4. Genial articulo!!!!!!

    Me gusta

  5. Gracias, Sunshineroad!

    Me gusta

  6. Asma: la justicia de Alá tarde o temprano llega….

    Me gusta

  7. A ver opino sobre esto luego de mas de 2 años este articulo es una difamación

    Todas las esposas de todos los presidentes viven bien y en el caso concreto de la mujer árabe es una de las que sufre mas injusticias en el mundo a manos del Islam, la mayoría de los presidentes del medio oriente no sacan a sus mujeres en publico porque es mal visto Assad lo hizo y la única consecuencia fue que la atacaran, Asma Al Assad podía ser un buen ejemplo para emancipara las mujeres sometidas en el medio oriente____en el medio oriente las mujeres son muy mal tratadas Asma al Assad era la única que tenia y lo que han hecho es atacarla y atacarla hasta destruirla totalmente____

    Bashar Al Assad no es islámico y esta luchando contra criminales, terroristas musulmanes que quieren convertir Sira en un estado Islámico radical, en donde impongan la Sharia.

    Los Jeques Sauditas tienen muchos mas lujos y no permiten a las mujeres ni votar (En Arabia Saudita las mujeres no pueden votar) y tu no dices nada…

    Assad garantiza muchos mas derechos a las mujeres en Siria que la monarquía Absoluta en Arabia Saudita los perros de la calle reciben un mejor trato que las mujeres.

    Esto te lo digo para que no te dejes manipular

    Saludos

    Me gusta

  8. Y con respecto al sufrimiento de millones

    Assad no es perfecto pero esta defendiendo a su país a manos de terroristas Islámicos criminales si los terroristas ganan si millones incluyendo las mujeres sufrirán a manos del islam mas radical

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: