Posteado por: BOX8 | 4 marzo 2014

LA NOVELA HA MUERTO: ¡VIVA HBO!

TRUE DETECTIVE: último éxito de la cadena norteamericana HBO. Ecos de ese sur americano pegajoso y místico, brutal y lánguido de Capote, O’Connor, Faulkner y la genial McCullers con gotas de los cacúmenes de Poe y Ambrose Bierce. Nihilismo e imposibilidad à la Zodiac, una película que me impresiona no importa cuántas veces la vea.

TD1 Frente a las series españolas, herederas en su mayor parte del costumbrismo de los Alvarez Quintero, que en realidad perpetúan y se nutren de la cultura (o la ética) de la resignación, las series americanas se han convertido en el gran artefacto cultural del siglo XXI, con esos protagonistas cósmicamente aislados que habitan unos márgenes inhóspitos en los que en realidad nos encontramos todos: Tony Soprano, un cafre con ataques de ansiedad que se desmaya cuando ve patos que vienen volando a su piscina, capaz de traicionar por salvar su cuello y mantener a la vez extrañas fidelidades; Walter White, ese oscuro profesor de química metido a gángster que canta “A Horse with No Name” a gritos por el desierto de Nuevo México en un momento en que su cáncer de pulmón le da un respiro; Jesse Pinkman, un drogota majete, siempre viviendo en el filo pero capaz de mantener una posición ética en los momentos más duros; Rust Cohle, un personaje digno de admiración e infinita piedad, un habitante de su propia psicoesfera, desengañado y lúcido, abrumadoramente solitario, aislado y pesimista, que mantiene su independencia  – a pesar de las presiones del sistema – por los brumosos pantanos de Louisiana. ¿No somos también ellos de alguna manera? ¿No hay algo profundamente humano en todos estos seres que deambulan por las series muy acompañados pero más solos que la una? ¿No estamos todos íntimamente solos en estos tiempos en que el lazo social está roto y la red se plantea como  la gran alternativa-espejismo de relación y empatía con otros?

Los guionistas de estas series están impregnados de la cultura del momento en todas sus facetas y han mamado a Foucault, Derrida y Stuart-Mill, regurgitándolos de una manera mucho más eficaz y atractiva que la de nuestros cátedros de filosofía universitarios, quienes se esfuerzan inútilmente por mantener el paso ágil que les demanda la sociedad actual. Los chicos ya no leen; sólo ven series. Y es que las series acabarán siendo la literatura visual de las nuevas generaciones digitales para quienes incluso el DVD ya es algo obsoleto existiendo series.ly. La novela ha muerto: ¡viva HBO!

True-detective-1x02-7

(Gracias como siempre a mi amiga Amparo Jiménez, porque sin nuestras conversaciones no habría sido posible esta entrada).


Responses

  1. Estoy totalmente de acuerdo con lo que decís. Las series de hoy están reemplazando por completo la literatura y hasta el cine, sus tramas e historias son mucho más atrapantes. La pregunta es, ¿cuanto bien le hace a la cultura y al desarrollo cultural de cada persona? Y otra que me surge es ¿Es la televisión en su formato serie el nuevo 8º arte? ¿Se puede considerar a la series arte? Para mi sí, pero no se hasta qué punto. Tu post abre más aún mis dudas. Muchas gracias, es muy bueno!

    Me gusta

  2. Genial comentario! me acaba de recomendar tu blog Inés Hernandez. Me meto… y descubro que tienes una publicación de la mejor serie que he visto hasta el momento, HBO, saben hacer cine. En mi opinión, True Detective, se sale de las tablas ya que, en contraposición a otras producciones de HBO, es corta, y cierra con una historia pronto. Menos es Mas!

    Supongo que, de la misma manera que “Thesunshineroad” en el comentario anterior. Tu post, a mi también me ha provocado pensar y entrar en reflexión en ciertas cosas.
    Me encanta el hecho de pensar en la producción audiovisual como un nuevo método de trasmitir cultura y filosofía, mucho más poderoso y directo quizá, que muchos otros formatos.
    También hago reflexión sobre tu pregunta “¿No estamos todos íntimamente solos en estos tiempos en que el lazo social está roto y la red se plantea como la gran alternativa-espejismo de relación y empatía con otros?”.
    Fíjate, que por un casual me acabo de quitar Facebook. He tomado esta decisión debido a que tenía una sensación de perder el tiempo constante. No porque no me interese lo que me circula y veo por ahí, no porque me parezca inútil. Se pierde tiempo con tanta información ya que, el exceso de esta misma, hace que juegue a la contra, hace que todo se convierta en algo superficial y a la vez, abrumador.
    En este exceso abrumador de gente, opiniones, noticias, cosas… nos sentimos solos.

    Por este hecho de borrarme de ahí, empecé también a cartearme hace escaso un día con Inés, con la intención pedir información sobre sitios donde frikear cosas ways, este era uno :p.
    Gracias por este post! Te sigo! Un placer!
    Jorge.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: